Logo Fundació Antoni Tàpies

1949-1953

1949
Expone en el II Salón de Octubre de Barcelona (Galeries Laietanes) y en la muestra Un aspecto de la pintura catalana, organizada por Cobalto 49 en el Instituto Francés de Barcelona y presentada por el poeta João Cabral de Melo, entonces vicecónsul de Brasil en Barcelona. En Madrid, presenta algunas obras en el Salón de los Once, invitado por Eugeni d’Ors. Se relaciona con diversos miembros del Club 49, fundado ese mismo año: el poeta Joan Teixidor, el crítico e historiador del arte Alexandre Cirici, el arquitecto Sixte Illescas, el propio Joan Prats, etc.

 

1950
Primera exposición individual en Barcelona (Galeries Laietanes), organizada por Josep Gudiol; Juan Eduardo Cirlot escribe el texto del catálogo. En un número de Dau al Set publicado para la ocasión, Brossa publica su «Oracle sobre Antoni Tàpies», y aparece también la monografía Tàpies o el dau modern de Versalles, de Tharrats. Becado por el gobierno francés, pasa una temporada en París, donde vive y trabaja, en el número 8 de la avenue Eugénie de Saint-Cloud. Durante su estancia en la capital francesa, se interesa por el marxismo y vive de cerca la polémica suscitada entorno al realismo social. Expone en Pittsburgh, seleccionado para el Premio del Carnegie Institute.

 

1951
Visita a Picasso en su taller de la rue des Grands-Augustins, donde conoce a Christian Zervos y a Jaume Sabartés. Durante la primavera de ese año, viaja por Bélgica y Holanda. Bajo la influencia del pensamiento marxista, y preocupado por la situación política en España, realiza numerosas pinturas de tema social. Participa en la I Bienal Hispanoamericana, celebrada en Madrid.

 

1952
Expone en la XXVI Bienal de Venecia, y es nuevamente invitado a participar (junto a Pierre Alechinsky, Jean Dubuffet, Tal Coat, Ben Nicholson, Karel Appel, Franz Kline, Willem de Kooning y Robert Motherwell, entre otros muchos) en el certamen del Carnegie Institute de Pittsburgh. Nueva exposición individual en Barcelona (Galeries Laietanes).

 

1953
Primera exposición individual en Estados Unidos (Marshall Field and Company, Chicago). Viaja a Nueva York con motivo de su exposición en la Martha Jackson Gallery; adquiere un mayor conocimiento del expresionismo abstracto americano, en el que descubre afinidades y coincidencias con su propia obra. Reemprende sus investigaciones matéricas iniciadas ocho años atrás, trabajando con tierra, collages, incisiones, etc. Con motivo de su exposición en las Galerías Biosca, se desplaza a Madrid, donde conoce a Vicente Aleixandre. Recibe un premio en la II Bienal de São Paulo.