Logo Fundació Antoni Tàpies

Antoni Tàpies. Colección, # 3

La Fundació presenta una selección renovada de obras de Antoni Tàpies pertenecientes al fondo de la Colección. La muestra, que en esta ocasión se concentra en los espacios A y B, incluye diferentes momentos creativos del artista desde la década de 1940 hasta la actualidad, e ilustra la evolución de tipologías, técnicas y materiales empleados por Tàpies.

El recorrido se inicia con una selección de obras muy primerizas en las que se adivinan dos líneas de trabajo opuestas: por una parte, el interés por los materiales extrapictóricos y por la densidad de la materia, apreciable en las obras de los años 1946 y 1947, como Zoom (1964) y Creu de paper de diari (1946-1947); por la otra, la tendencia hacia el surrealismo, que, en el caso de Tàpies, deja entrever influencias de Joan Miró, de Paul Klee y de Max Ernst, visible en obras como Parafaragamus (1949) o la serie de dibujos Història Natural (1950-1951). Tàpies llega a la etapa de madurez hacia el bienio 1954-1955 con obras que recuperan el interés inicial por la materia y por sus estados de formación y deformación. Son las denominadas pinturas matéricas, de las cuales son ejemplo las obras Gran materia con papeles laterales (1963) y Gris, naranja y rosa (1967), entre otras. La exposición también cuenta con una representación de obras de finales de las décadas de 1960 y de 1970, en las que, por un lado, el artista incorpora el objeto en su trabajo –apreciable en obras como Silla y ropa (1970) y Madera y ventana (1976)–, y, por el otro, manifiesta su vocación política, visible en este caso en una tela de 1976 creada en memoria del activista Oriol Solé i Sugranyes, abatido por la Guardia Civil después de haber huido del penal de Segovia en abril de ese mismo año (Composición con números). La muestra sigue con obras de la década de 1980, caracterizadas por el uso general del barniz (Pintores malvados, 1988, obra que hace referencia al escritor, filósofo, místico y teólogo mallorquín del siglo XIII Ramon Llull; Díptico de barniz, 1984) y el trabajo con tierra chamoteada (Zapatilla, 1986; Bloque con signos, 1988; Amontonamiento de tierra, 1989), y se cierra con una muestra de piezas más recientes en las que se confirma el interés de Tàpies por las imágenes del entorno cotidiano (Dos sillas, 2009) y por la naturaleza del arte (Tierra de sombra I, 1988).

El itinerario se completa con la proyección del documental Tàpies (1969) de Clovis Prévost, producido por Maeght, París, proyectado en el auditorio de la Fundació (Espacio C).

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

Close Icon