Logo Fundació Antoni Tàpies

Werker 10 — Escuela de Fotografía Popular

Con el colectivo Werker y la participación de Susoespai, Baixem al Carrer, Dar Chabab y Mesa en Defensa de los Derechos de las Trabajadoras del Hogar, de la Limpieza, Discontinuas y de los Cuidados.

 

El colectivo Werker, fundado por los artistas Marc Roig Blesa y Rogier Delfos en Amsterdam el año 2008, ha formado, en sus diez años de existencia, una red heterogénea y transterritorial de personas participantes, inspiradas por las nociones de autoría colectiva y de justicia social que aparecen en la práctica de documental radical del movimiento de la Fotografía Obrera en las décadas de 1920 y 1930.

 

Durante este año, la Fundació Antoni Tàpies ha convocado a Werker para activar su escuela itinerante de fotografía popular en Barcelona, con el objetivo de abordar la generación de imágenes sobre el trabajo y el no-trabajo en la ciudad mediante talleres con diversas metodologías y procesos.

 

Participan en el proyecto Dar Chabab, centro de acogida con servicio diurno para adolescentes emigrantes en situación de vulnerabilidad, Asociación Susoespai, centro de creación para personas que conviven con un trastorno mental, Baixem al Carrer, entidad que organiza actividades culturales para personas mayores con problemas de movilidad y la Mesa en Defensa de los Derechos de las Trabajadoras del Hogar, de la Limpieza, Discontinuas y de los Cuidados compuesta por Sindillar/Sindihogar, Mujeres Pa’lante, Las Libélulas y el colectivo Mujeres Migradas y Diversas. Al mismo tiempo, en el proyecto se ha abordado la precariedad del trabajo cultural en el proyecto Hipervínculo. Laboratorio de mediaciones que está activando la Fundació Antoni Tàpies.

 

La Escuela de Fotografía Popular es un proyecto inspirado en el concepto inglés Comunity Darkroom, foto clubs creados como un espacio social de reflexión donde la fotografía, el diseño gráfico y el análisis de imágenes son herramientas que apoyan actividades y necesidades de la comunidad local. Hasta la fecha, la Escuela de Fotografía Popular se ha desarrollado en Londres, Besançon, Tetuán, Móstoles, La Habana, Rotterdam, Bolonia y Marsella, estableciendo un espacio transversal en el que reflexionar desde los márgenes sobre el trabajo del hogar y de cuidados, el desempleo o el trabajo precario, la inmigración o el aislamiento social de los mayores.

 

Este proyecto ha sido seleccionado en la convocatoria Art for change de ”la Caixa” del 2018.