Logo Fundació Antoni Tàpies

Antoni Tàpies. Colección [5]

Esta exposición, dedicada a la obra de Antoni Tàpies, sigue un orden cronológico desde los años cuarenta hasta nuestros días, y ofrece una mirada completa sobre la evolución formal del trabajo de este artista.

La Fundació presenta una renovada selección de obras de Antoni Tàpies que pertenecen al fondo de la Colección. El recorrido, que en esta ocasión se concentra en los Espacios A y B, incluye diferentes momentos creativos del artista que ilustran la evolución de tipologías, técnicas y materiales usados por Tàpies. El interés del artista por las texturas y por el valor expresivo de determinados materiales –diferentes a los habituales en el mundo artístico académico–, como por ejemplo polvo de mármol, arena, tierra u otros, deviene la característica más relevante de su trabajo. Este interés se puede apreciar en obras tan primerizas como Zoom (1946), en estadios intermedios, como en Tierra y pintura (1956), y en obras que pertenecen al período de madurez, como Marrón con dos papeles laterales (1975), Libro-muro (1990) y Materia y cartones (2006), por mencionar tan sólo unas cuantas.

Tàpies ha ido configurando unas imágenes comunes, generalmente extraídas del entorno cotidiano, que aparecen en las diferentes etapas de su producción artística: objetos de la vida diaria, pero también partes del cuerpo tradicionalmente consideradas poco atractivas, son tratados en las obras de Tàpies con la voluntad de mostrar el valor de todas las cosas, aunque sean sencillas o pobres. La imagen del pié es especialmente importante, puesto que ha sido representada de distintos modos, desde la representación icónica del pie hasta la huella, pasando por la representación del calcetín o del zapato y, en diferentes épocas, desde la aparición en obras anteriores a las pinturas matéricas hasta la actualidad. Podemos encontrar ejemplos en Cama marrón (1960), Materia en forma de pie (1965) y Planta de pie (1984), entre otras.

La muestra también pone de manifiesto la vocación política de Tàpies, acentuada a finales de la década de 1960 y durante la de 1970, visible en este caso en una tela de 1976, Composición con números, creada en memoria del activista Oriol Solé i Sugranyes, abatido por la Guardia Civil tras huir del penal de Segovia en abril del mismo año. La exposición evidencia también la afinidad que el artista siente por la música, a la que considera como un medio expresivo muy puro con un gran poder de evocación. Desde la admiración del artista por la música de Bach, Brahms y, sobretodo, Wagner, hasta el interés por la música concreta y electrónica. Además de la inclusión en la selección actual, algunas obras muestran el interés de Tàpies por la música, como por ejemplo Puerta metálica y violín (1956) y Concierto (1985), la Fundació, conjuntamente con bcn216, ha organizado dos conciertos y un taller en torna a este tema (consúltese la Agenda d’activitats).

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

Close Icon