Logo Fundació Antoni Tàpies

Allan Kaprow. Otras maneras

La exposición recupera parte de los temas que Allan Kaprow (Atlantic City, Nueva Jersey, 1927 – Encinitas, California, 2006) trabajó a lo largo de su carrera; y a través de una serie de happenings y actividades (es el nombre que pasará a dar a los happenings a partir de finales de la década de 1960, cuando su trabajo deviene más íntimo) reivindica su vigencia contemporánea.

En la segunda mitad de la década de 1940, Kaprow estudia pintura junto con Hans Hoffman, y es entonces cuando descubre el potencial performativo de la misma. Este hallazgo le lleva a explorar primero los collage y más tarde los environments (instalaciones de objetos en las que invita a participar a los espectadores). En 1959, muy influido por Jackson Pollock y la voluntad de este de mezclar el arte con la vida, presenta su primer happening: 18 Happenings in 6 Parts (Dieciocho happenings en seis partes). Esta pieza, una compleja coreografía donde se intercalan actividades cotidianas con acciones artísticas, marca el punto de partida de la exposición que la Fundació Antoni Tàpies dedica a su obra y nos ayuda a entender no sólo su evolución artística sino también el contexto histórico en el que se produce.

De entre los temas en los que Kaprow trabaja podemos destacar la conexión, en la década de 1960, con el movimiento feminista estadounidense que se refleja en Birds (Pájaros) de 1964, o su interés en las prácticas colaborativas y la posibilidad de crear redes de trabajo como hará en Self-Service (Autoservicio) (1966), así como en Fluids (Fluidos) (1967) −donde el material utilizado, el hielo, nos remite a la capacidad de transformación no sólo de los materiales sino también del ser humano−. Los experimentos pedagógicos, centrales en su trabajo, se ponen en práctica a través de Six Ordinary Happenings (Seis happenings corrientes) (1969). Y Sweet Wall (Muro dulce), una pieza de 1970, nos acerca a su práctica más política, muy conectada con el desarrollo del movimiento Fluxus en Europa.

Las piezas mencionadas se sucederán a medida que transcurra la exposición, siendo recreadas por artistas y colectivos a partir de las instrucciones de Kaprow y siguiendo las reglas que él mismo definió para los futuros responsables de sus happenings: sitespecificity (especificidad del lugar): respetar el lugar y el contexto; “impermanence” (impermanencia): los happenings son acciones temporales puntuales; y “doubt in art” (duda en el arte): siempre cuestionar las acciones que se llevan a cabo. Y es que para Allan Kaprow la reinvención es la única manera de mantener el arte conectado con el presente.

Patrocinadores institucionales

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

Close Icon