Logo Fundació Antoni Tàpies

Albert Serra. Roi Soleil

El cine de Albert Serra (Banyoles, 1975) ha triunfado tanto en los museos como en las salas de cine. En 2016 se estrenaba en el Festival de Canes la película La mort de Louis XIV. En ella, Serra filmaba la agonía del Rey Sol para mostrarnos cómo el personaje más poderoso de la Francia de su tiempo expiraba solo en la cama después de sufrir una gangrena. Jean-Pierre Léaud era el protagonista. Un año después, Serra decidió organizar una performance en una galería de arte de Lisboa sobre la muerte de Luis XIV. El título era Roi Soleil y nació como si la obra fuera la hermana gemela del largometraje fílmico. Esta vez el intérprete sería Lluís Serrat.

Serra dio forma a Roi Soleil recuperando la idea original de mantener a Jean-Pierre Léaud, figura legendaria de la Nouvelle Vague francesa, en actitud moribunda y a lo largo de varias semanas en el hall del Centro Georges Pompidou de París. Sin embargo, en esta ocasión lo haría con un actor diferente. La obra, que en varios lugares se ha presentado como una instalación, lleva hasta el límite el juego de Serra orientado hacia la búsqueda de una cierta inocencia en la gestualidad del actor. Al fundir la performance y la instalación, en Roi Soleil Serra ha creado “una bestia minimalista” —tal como afirmó un crítico de cine— bañada en luz de neón roja.

Martes 12 de noviembre: la Fundació Antoni Tàpies permanecerá cerrada. Más información